fbpx

La salida de la pandemia necesita de las empresas

Por Adolfo Navajas Fournier

Hemos solicitado al empresario Adolfo Navajas, Gerente de Responsabilidad Social Empresaria del Establecimiento “Las Marías”, dedicado a la plantación y elaboración de yerba mate y te, ubicado en la provincia de Corrientes, una visión sobre el rol de las empresas una vez superada la situación actual. Adolfo fue miembro del Comité de Desarrollo Social de la YMCA durante tres años, durante su residencia en Buenos Aires y ha colaborado ininterrumpidamente con productos de su prestigiosa empresa en los Congresos Nacionales sobre Valores, Pensamiento Crítico y Tejido Social que la YMCA lleva a cabo desde hace más de 20 años. Carlos Salvo Ferrari.

Amigos

Me preguntan de la querida YMCA qué cambios vislumbro luego de pasada la crisis de Covid-19. Les ofrezco cuatro conceptos y una reflexión.

Quisiera proponerles un enfoque para entender la función de la empresa, brindar un contexto histórico, y pensar críticamente nuestra mirada hacia esa institución. Intento una explicación simple de por qué el Estado y la sociedad necesitan a las empresas. Y por último, los aliento a cuidar y valorar la entidad que creo es la que nos sacará de la devastación que dejará el virus y caída económica asociada por causa de la cuarentena extendida.

Primer concepto. A mi juicio una empresa sustentable es aquella que busca tener buenos resultados económicos (rentabilidad, crecimiento, salud financiera) y a la vez, cuidar aspectos sociales y ambientales de su funcionamiento. Esa búsqueda de un triple resultado la hace sólida y sustentable en el mediano y largo plazo. No sirve que gane mucho dinero si en el camino trata mal a su personal, incumple con proveedores y Estado, destruye el medio ambiente. No se sostiene, tiene patas cortas esa estrategia. No sirve que sea “buena” socialmente, o cuidadosa ambientalmente, si no logra finanzas sanas. Son tres dimensiones que se entrelazan y potencian mutuamente. Y tengámoslo claro, ¡la ganancia es buena!, es un fin válido, que hace girar la rueda y beneficia a todos.

La consideración de estos tres aspectos, económico, social y ambiental, simultánea y en el tiempo, convierte a una empresa en sustentable. Así cumple con sus “stakeholders”, con todos los que de alguna forma tienen interés en su operatoria: Consumidores en primer lugar, Empleados y sus Familias, Comunidad, Proveedores, Estado, Naturaleza, y por supuesto Accionistas. Todos pueden ser satisfechos y mejorar, si enfocamos el largo plazo y actuamos equilibradamente.

Segundo concepto.¿Saben cuál era la expectativa de vida promedio en 1850 y cuál hoy? ¿Cuál era el ingreso per cápita (en moneda constante) entonces y hoy? Solo unos pocos datos, tomados de www.gapminder.org (que les recomiendo mucho). En 1850 la gran mayoría de la población mundial (países representados en esferas de distintos colores según el continente) tenía una expectativa de vida menor a 45 años, y un ingreso per cápita menor a 4.000 dólares, casi todos en nivel uno, pocos en nivel dos. En 2019 toda la población mundial tiene expectativa de vida por encima de los 50 años, la gran mayoría por encima de 65 años y el ingreso per cápita está en niveles dos y tres, mayoría por encima de 4.000 dólares, muy pocos en nivel uno.

Image
Image
Es decir, mejoró el nivel de vida para la gran mayoría de la población. El que peor está hoy, está sustancialmente mejor que a mediados de siglo XIX.
¿Y cuál fue el concepto detrás de ese crecimiento? El Capitalismo, y en especial el bienestar y progreso surgido luego de la Revolución Industrial: las empresas.
Tercer concepto. A la empresa, paradigma de la revolución industrial, y generadora de ese crecimiento, a veces se la mira con recelo, inclusive desde la Iglesia. ¡¿Por qué?!, si los números, los hechos, demuestran históricamente que cuando se desarrolló el comercio y la industria mejoró la expectativa de vida de las personas, el ingreso per cápita, el alfabetismo, la salud, y los indicadores que se quieran tomar (de nuevo, les recomiendo el sitio mencionado). ¡En los últimos 170 años la humanidad progresó más que en los 1.700 años previos! Que hay diferencias, y enormes, y que hay gente a la que considerar especialmente, es cierto. Pero prácticamente todos mejoraron. Es notable la mejora donde prevaleció el capitalismo y se promovió la libre empresa.
Cuarto concepto. Un Estado se financia de tres maneras. Con Impuestos, con Deuda o con Emisión. La deuda en Argentina está muy restringida por nuestro mal comportamiento (gastamos más de lo que tenemos y luego no pagamos los compromisos). La Emisión, sin respaldo de productividad, trae inflación, y sabemos como terminan las crisis hiperinflacionarias, sumiendo a la población más humilde en la peor miseria. Y quedan entonces los Impuestos como fuente genuina de financiamiento del Estado para cumplir su misión de dar buenos y eficientes servicios de justicia, salud, infraestructura básica, educación, seguridad.
¿Quiénes pagan los impuestos? Las empresas y personas que trabajan, principalmente el sector privado. Hay más de 21 millones de personas que cobran del estado. Financiados por los impuestos que pagan sólo 8 millones de trabajadores privados.
Una reflexión. El empresario arriesga su capital y con la empresa genera riqueza, genera valor, genera progreso. Paga sueldos, posibilita bienestar a sus empleados, paga a sus proveedores, genera actividad económica en su comunidad, interactúa responsablemente (se espera) con la naturaleza. Y financia al Estado pagando IMPUESTOS.
Con la crisis del Coronavirus, vimos que muchas empresas grandes, medianas y chicas  tuvieron que parar de producir, vender y cobrar. ¿Cómo van a pagar los sueldos? ¿Cómo los impuestos? ¿Cómo va el Estado a pagar sus 21 millones de compromisos si no recauda impuestos?
Quiero destacar con esto la importancia de la EMPRESA como motor del desarrollo. Y enfatizar la necesidad de cuidarla. De valorarla. De no ahogarla con impuestos y regulaciones. De incentivarla, de darle un ámbito de certeza que la aliente a invertir, generar riqueza y convertirse nuevamente en el motor de la reconstrucción que será tan necesario luego de la pandemia. Si no es la empresa, ¿qué otra entidad genera riqueza y progreso?
Gobernador Virasoro, Corrientes, 4 de mayo de 2020
Adolfo Navajas Fournier - Lic. Economía (UCA 1987) - Gerente de RSE, Est. Las Marías S.A.
logo_blanco.png
Copyright © 2018 YMCA. Todos los derechos reservados. Realizado por EstudioTall.com.ar

Contacto

Reconquista 439 C1003ABI - CABA
Tel/Fax: (011) 4311-4785
ymca@ymca.org.ar

raciparaweb.jpg
banner144x62pixels1.png