fbpx

Grandes momentos en familia

Por Nancy Di Perna

“Pasar por cosas que nunca pensaste que pasarías, solo te llevará a lugares donde nunca pensaste que llegarías.”

Estamos protagonizando un acontecimiento histórico de la humanidad. El fenómeno alcanza a todos y a todas y nos pone en un escenario nuevo a nivel mundial. Habrá un cambio de paradigma, desde que se inició hasta que se determine un final, estamos inmersos en un proceso de cambio. En nuestra vida cotidiana construimos y seguiremos construyendo por un tiempo indeterminado, una nueva forma de ver al mundo que nos rodea. Las situaciones de cambio, según Pichon Rivière, nos generan dos reacciones naturales: “el miedo al cambio” y la “incertidumbre al cambio”. Nos conectan con sentimientos y emociones negativas en el contexto de no saber los efectos que el cambio nos trae. Sin embargo, no podemos coexistir por mucho tiempo con esas sensaciones y buscamos sobreponernos.

Transcurridos varios días desde el inicio de la cuarentena, las situaciones conflictivas que genera el aislamiento activan nuestro instinto de supervivencia. En el proceso de adaptarnos transitamos distintas etapas: la primera, reflexiva y en nuestros pensamientos imaginamos que recaudos tomaríamos. Seguramente, podemos hacer una lista de las cosas que hubiésemos previsto. Y esta reflexión nos revela que no hay racionalidad al analizar algo que ya no está a nuestro alcance y pasamos entonces a una segunda etapa, la acción, en la que nos reconocemos como seres con sensibilidad de aceptar la experiencia y poder salir airosos mediante lo que hacemos. Es entonces, que activamos una capacidad que se llama resiliencia. Esta nos permite recuperarnos del problema, no dejarnos vencer, podemos superar las tristezas, mientras vivimos con sentido del humor, controlando las emociones negativas, manejamos la presión. Resulta que tener una actitud resiliente nos permite activar las habilidades en momentos difíciles, enfrentar, aprender y crecer a partir de los problemas. Poniendo en juego la actitud de resiliente en este proceso, que nos encuentra reunidos en familia en nuestros hogares, es la clave para que en la convivencia de todos los miembros alcancemos grados de plenitud.

Es importante que cada vez que reconozcamos una situación conflictiva, podamos reflexionar si se pueden hacer las cosas de diferente manera, desde el presente al futuro y aplicar los recursos disponibles para transformarla. Crear una actividad en familia donde se aborden estos conceptos contribuye a la construcción colectiva para el bien común. Por eso, a continuación, les proponemos una actividad para hacer en familia. Nos gustaría que sirva para reflexionar sobre lo que nos ocurre y genere una oportunidad para enfrentar el escenario de la realidad como protagonistas de la historia. Para que en el futuro, cada uno podamos recordar cómo están siendo nuestros días, qué nos pasa, cómo nos sentimos, qué cosas nos rodean. En la actividad podemos jugar a tomar el rol de periodistas, historiadores, investigadores y ciudadanos que relatan la historia actual en primera persona. ¿Se animan armar una Cápsula del Tiempo en familia?

Una cápsula del tiempo es una posibilidad de perpetuar documentos, objetos, recuerdos y relatos para el futuro. El proceso de lograrlo puede llegar a ser muy divertido e interesante, ya que el proceso que demanda el armado es particular para cada cápsula. Se deben planificar los pasos a seguir durante varios días, asegurarse que sea participativa. Lo importante es dedicarle tiempo, buscar espacios de diálogo para reflexionar para tomar las mejores decisiones en el armado que garanticen la perpetuidad en el tiempo. Todo esto es importante, ya que cada cápsula será autentica, no habrá otra igual. Seguidamente, compartimos algunos aspectos básicos a tener en cuenta si tomamos el desafío:

  1. Elegir el o los destinatarios de la cápsula.
  2. Listar todo lo que podría integrar la cápsula: objetos personales, artículos de diarios y revistas, algún recuerdo familiar, fotos, etc.
  3. De la lista anterior, hacer una selección fundamentada e inventariar el contenido.
  4. Guardar todo en un recipiente hermético y revisar qué cuidados hay que tener para conservar cada elemento. Analizar cuál es la adecuada forma de guardar y conservar cada elemento.
  5. Escribir una carta dedicada a quien o quienes abrirán la cápsula.
  6. Seleccionar el lugar y modo de guardado.
  7. Determinarel momento y la forma en que debe ser abierta.

Llevar a cabo actividades de este estilo en familia, nos brinda la oportunidad de crear algo propio, revisarnos como personas y salir fortalecidos individual y colectivamente de este tiempo de adversidad. Podemos decidir qué hacer cada día, y buscar que las actividades nos den satisfacción, es darnos la oportunidad de seguir creciendo y continuar creando aventuras, caminar a nuevos horizontes, soñar utópicamente priorizando hacerlo como un gran momento en familia!

Image
logo_blanco.png
Copyright © 2018 YMCA. Todos los derechos reservados. Realizado por EstudioTall.com.ar

Contacto

Reconquista 439 C1003ABI - CABA
Tel/Fax: (011) 4311-4785
ymca@ymca.org.ar

raciparaweb.jpg
banner144x62pixels1.png