fbpx

Jamás imaginamos - El gimnasio en nuestro hogar

Por Cristian Fernández 

Con el avance de la tecnología y la velocidad de los sistemas y medios de comunicación con los que contamos, aprendimos que un virus no es un organismo vivo, sino una molécula de proteína que está protegida por una capa de grasa muy frágil, por lo que el tiempo de desintegración de la misma depende de la temperatura, la humedad y  el tipo de material donde éste reposa. De allí se desprende que el  peróxido (agua oxigenada), el alcohol en gel (o el alcohol 60°),el cloro o simplemente la utilización metódica de jabón  con agua a temperaturas mayores de 25  °C , son las armas fundamentales para contrarrestar este mal que nos asecha. Es decir que evitando tocar nuestra propia cara,  desinfectando correctamente todos los elementos antes  y después de utilizarlos, y  tratando de evitar el contacto con personas en el exterior de nuestros hogares, serían los recaudos que nos permitirían estar a salvo.

Todas éstas parecen ser acciones muy sencillas a seguir en nuestros hogares, pero no tanto al momento de ser aplicadas  en la oficina, en nuestro trabajo diario, y mucho menos en nuestra vida de relación.  ¿Nos hubiéramos imaginado alguna vez, que se decretaría  la necesidad un aislamiento social?... ¿Cómo sería un día en la YMCA, sin poder gozar del saludo habitual en el hall central de cada una de nuestras  sedes, o de todos aquellos momentos que nos hacen tan distintivos en nuestros gimnasios, clases y actividades sociales? ¿Y el compartir  de cada día con los niños de nuestras escuelas, que tanto orgullo nos representan?

Solo podemos hacer hincapié en no abandonar aquella decisión que nos ha hecho posible llegar hasta aquí a través de estos 175 años de vida. La actividad física es salud. Y de esa premisa debemos valernos para continuar el camino. Cada uno debe encontrar el momento y el espacio, por pequeño que sea para realizar algo de actividad física. Obviamente casi la gran mayoría de las personas conocen la teoría relacionada con los diferentes tipos de entrenamientos. Sabemos que para mejorar nuestra capacidad funcional, debemos realizar actividades moderadas, durante un lapso determinado de tiempo, y recién allí nuestro organismo comenzará a utilizar Oxígeno como combustible y todo ello permitirá mantener el equilibrio de los sistemas energéticos, consumiendo las reservas acumuladas. Pero todo esto comienza a resultar trivial en el contexto  que nos toca vivir en la actualidad. Hoy debemos entender la  idea de realizar actividad física, como el hecho de EJERCITARSE, MOVERSE, HACER ALGO DE EJERCICIO. Lo que hasta ayer representaba un gran volumen de ejercicio para mejorar la capacidad cardiovascular, mejorando tiempo y distancias, liberando endorfinas, y haciéndonos sentir relajados y a gusto con nuestro logro, o simplemente incrementando las cargas en los ejercicios de tonicidad muscular; hoy se resume al simple objetivo de SEGUIR HACIENDO ALGO DE ACTIVIDAD FÍSICA.

Descubrimos entonces que dos botellas llenas de agua son las mejores mancuernas del Universo, y ni que hablar de los botellones de 6 lts., que son como una barra olímpica cargada de discos para hacer sentadillas o estocadas. Al final, ese palo de escoba resultó ser el mejor bastón,  y los trapos de piso y sillas comenzaron a ser elementos impensados para lograr las variables mas depuradas.  En este marco, solo cabe señalar la importancia de recordar todos aquellos consejos que recibimos de parte de nuestros docentes, (los profes), tratando de evitar lesiones y daños, por medio de la ejecución consciente de  los ejercicios en la  forma  lo más posiblemente correcta. Debemos sentir que ellos están a nuestro lado, observándonos y percibir las mismas sensaciones de bienestar al culminar la actividad.

Seguramente en el pensamiento de ninguno de nuestros asociados, existió la posibilidad de realizar la actividad física diaria, sin concurrir  a las instalaciones, y sin compartir eso que hace posible nuestra excelencia. Repentinamente, el compartir de cada día, se ha transformado momentáneamente, en la necesidad de continuar el camino de manera individual.

Para culminar este breve artículo, creo necesario aclarar que en el instante en que fuimos notificados de las situaciones de riesgo,  comenzó  el trabajo de un equipo que, más allá de la obligación laboral, se cree parte de una Familia, en donde nadie debe sentirse solo, sino momentáneamente aislado del resto del motor que debe de seguir en marcha. En ese marco, y al recibir las directivas gubernamentales, se puso en funcionamiento un simple instructivo para realizar actividad física desde la página YMCA Argentina, para continuar luego agregando las clases en vivo, a partir del viernes 27 de marzo, por medio del seguimiento a través de Instagram Ymcaargentina.  Es decir que hoy “la Ymca entrena desde su Casa”. Seguimos siendo parte de la misma familia, que muy pronto volverá a saludarse, abrazarse, besarse y aplaudirse como lo ha hecho desde su comienzo.

Todos aquellos que sigan los tutoriales deben saber que los mismos han sido generados pensando en que puedan ser realizados por todas las personas, sin mayores dificultades, y evitando amplitudes articulares extremas, que pudieran llegar a causar lesiones. Todas aquellas personas con consideraciones médicas pres existentes, que nunca hayan realizado las actividades, tengan a bien tener  en cuenta las indicaciones que ya les han brindado, y que siempre deben prevalecer para el cuidado de su salud.

Es bueno recordar que ante cualquier duda, no vacilen en consultarnos

 

logo_blanco.png
Copyright © 2018 YMCA. Todos los derechos reservados. Realizado por EstudioTall.com.ar

Contacto

Reconquista 439 C1003ABI - CABA
Tel/Fax: (011) 4311-4785
ymca@ymca.org.ar

raciparaweb.jpg
banner144x62pixels1.png