fbpx

Revolución educativa ¿Y ahora?

Por Ricardo Rondoletto

El COVID-19 ha provocado una revolución en la educación que alterará para siempre el mundo educativo, aún después de que se supere la pandemia. Luego de siete meses de educación a distancia y entendiendo que la vuelta durante el presente ciclo es casi una utopía, comienzan a discutirse formatos de clausura del año escolar. En los “pasillos” se escucha el concepto de PROMOCIÓN DIRECTA, algo que generó una mixtura de sentimientos, reflexiones y reacciones entre los alumnos y sus familias. Es algo común, aunque no necesariamente bueno, que entre adolescentes compitan y hasta se comparen en su desempeño en la escuela. Es por eso que, en una primera impresión, aquellos que se esforzaron y trabajaron para poder dar continuidad a sus estudios, respondiendo a los requerimientos de la escuela, manifestaron su enojo basado en la injusticia. Entendiendo que esta decisión era un premio para el que no había hecho nada (teniendo las posibilidades) y un castigo al que sí se había esforzado.

Al principio costo explicar que esto no era tan así, la mala información por parte de los medios de comunicación, que muchas veces informan sin saber, hacía que muchos alumnos y familias se sientan decepcionados y decidan “relajarse”, total el resultado iba a ser el mismo.

Hoy podemos decir que NO HAY UNA PROMOCIÓN DIRECTA, que sí es real que no tendremos alumnos que deban recursar, y es lógico, pero que todos los alumnos deberán dar cuenta de los saberes adquiridos en esta etapa. ¿Cuándo? Cuando finalice la UNIDAD PEDAGÓGICA, este concepto no es nada nuevo en el sistema educativo, ya que se utiliza en el nivel primario hace algunos años. Lo que hace es extender el ciclo lectivo unificándolo con el siguiente, en este caso 2020-2021. Al finalizar, los alumnos deben acreditar los contenidos jerarquizados para este período. ¿Cómo? Eso deberá definirlo cada jurisdicción, también dependerá de cómo se estén desarrollando las clases en ese momento. Aquellos alumnos que hayan alcanzado los contenidos nodales prioritarios finalizarán en tiempo y forma mientras que los que no deberán asistir a un período extendido para compensar en diciembre y febrero, en caso de igualmente no lograrlo tendrán el ciclo 2021 para hacerlo.

Es claro, como dije al principio, que se ha provocado una revolución en la educación, pero no solo a nivel dictado de clases y normativa. Los alumnos y las alumnas tuvieron que practicar competencias transversales como la autonomía, la responsabilidad y la iniciativa, entre otras, que deberían continuar fomentándose durante los años siguientes.

Otro de los aprendizajes que deja el confinamiento es que resulta necesario repensar las asignaturas y establecer nuevos métodos educativos que permitan al alumnado hacerse más responsable de su educación, así como establecer modelos mixtos. Estoy convencido que para lo que viene será necesario instaurar un modelo pedagógico semipresencial.

Por último, es necesario que nos hagamos de herramientas y apoyo para abordar no sólo las necesidades académicas de los estudiantes y docentes, sino también su salud mental y sus necesidades sociales y emocionales. Es uno de los objetivos del Equipo Directivo de los Colegios YMCA.

En toda revolución ha habido consecuencias y se ha logrado mejorar, esperemos que esta no sea la excepción.

logo_blanco.png
Copyright © 2018 YMCA. Todos los derechos reservados. Realizado por EstudioTall.com.ar

Contacto

Reconquista 439 C1003ABI - CABA
Tel/Fax: (011) 4311-4785
ymca@ymca.org.ar

raciparaweb.jpg
banner144x62pixels1.png