fbpx

¡Volvimos a empezar!

Por Cristian Fernández

Luego de tantas ediciones, finalmente nos ha tocado el enorme placer de  compartir una nota dónde podemos hablar de la reapertura de algunas actividades presenciales, que el Gobierno de Ciudad Autónoma de Buenos Aires ha autorizado, dentro de este período de Distanciamiento Obligatorio Preventivo tan extenso que nos ha tocado vivir. Sin duda todas las acciones se centran en la felicidad que este momento representa, pero sin dejar ni un solo segundo de prestar la atención debida a todas las acciones que se deben poner en práctica, en esta nueva realidad que se ha instaurado. En este punto en particular, es de suma importancia destacar, que desde el comienzo de la pandemia, allá por fines del mes de marzo, la institución comenzó a desarrollar los posibles protocolos para poner en marcha cada una de sus actividades, siguiendo todas las indicaciones específicas que las autoridades del Gobierno de CABA dictaminasen para tales efectos.

Al tomarse conocimiento de que las actividades individuales al aire libre habían sido autorizadas, siendo la práctica de tenis en modalidad single la primera de ellas, la YMCA articuló los medios para iniciar la práctica de dicha disciplina en su sede Parque. Finalmente todo el entusiasmo de los docentes y practicantes de este deporte lograron ser canalizados cuando, a partir del  19 de agosto, la actividad volvió a ser desarrollada en la nombrada sede. Obviamente se debieron tomar todas las precauciones pertinentes para proteger tanto la salud de los asociados, como así también la de los miembros del equipo involucrado. Para lograr tales objetivos, la dirección de la sede, en conjunto con la coordinación y los docentes estructuraron un protocolo específico para ser puesto en marcha.

Avanzando en el tiempo, las autoridades gubernamentales anunciaron la flexibilización de más actividades como el running y la caminata, por tal motivo, una vez más se articularon los medios para que a partir del 10 de septiembre se comenzaran a desarrollar dichas actividades en la sede Parque, siguiéndose para ello nuevamente, todos los mecanismos de prevención de contagios.

En este punto deseamos hacer un alto, y dialogar con algunos de los artífices de la puesta en práctica de estas actividades. El objetivo se basó en realizarles algunas consultas específicas sobre la reapertura de la actividad y de esa manera conocer su percepción como docentes y responsables del desarrollo de estas.

Compartimos el intercambio mantenido con tres profesores del equipo de la sede Parque de la YMCA, que han sido parte de dicho proceso respecto del running y de la caminata.

¿Cuál fue la reacción de los/as asociados/as al momento del regreso?

Adrian Silva, guardavidas y docente de la YMCA, destaca que la gente regresó con muchísimo entusiasmo. Reconoce que la sociedad en general, y en particular los miembros de la YMCA, no están acostumbrados a un trato virtual. Las primeras reacciones que él pudo observar, fueron de agradecimiento y satisfacción. Según Adrián, nuestra membresía está muy acostumbrada al contacto directo con el docente, y a recibir la corrección específica, justo al momento de ser aplicada. Pero principalmente a contar con el estímulo adecuado para mejorar la calidad de la respuesta. En otras palabras “nuestra gente necesitaba que el profe estuviese a su lado motivándolos, y lo demuestra cada día con palabras de agradecimiento”.

Adrián cree que esa relación con el docente es de suma importancia para lograr que los objetivos sean cumplidos. “A veces los/as asociados/as vienen solo para despejarse y reencontrarse con una actividad que les haga sentir placer”. Nuestra gente entiende que el hecho de haber podido regresar a la sede a encontrarse con sus docentes y a realizar actividad física controlada, compartiendo algunos ejercicios con sus compañeros, aunque sea distanciadamente, es una de las mejores situaciones que se les ha presentado en los últimos tiempos.

Pablo Berdeal, también guardavidas y docente de la institución, coincide con lo expuesto por Adrian, y agrega que la respuesta ha sido específicamente positiva. Pablo enfatiza su premisa diciendo “todo el mundo tiene ganas de entrenarse”. Y en este punto en particular hace hincapié en que la gente no quiere faltar, y resalta que los niveles de compromiso y dedicación que se perciben son muy elevados. Estas características permitirán que los objetivos se logren con mayor naturalidad y de manera más rápida. Es decir que su percepción es sustancialmente alentadora, haciendo una proyección a un futuro cercano.

El profesor y guardavidas Bruno Quevedo, el tercero de los encuestados, también hace referencia a la gratitud y la alegría con que los asociados y asociadas de la YMCA se presentan cada día a recibir la clase, y a la aceptación de las posibilidades que se les ofrecen. Más allá de las limitaciones en cuanto a los servicios que pueden recibir, ya que solo se puede hacer uso del campo, la devolución es enriquecedora. Y el clima que se vive en las clases es sustancialmente positivo.

¿Cómo percibieron el estado físico general, de los asociados al momento del regreso?

Adrián describe una situación particular, entre lo físico y lo anímico que podría definirla con la palabra precario. No obstante ello, la superación de estas circunstancias no se hace esperar. La buena predisposición con que los asociados y asociadas se han presentado a la reapertura, ha sido el mejor remedio, para esta inesperada afección.

Pablo, que además de ser profesional de la actividad física, se entrena cada año para participar en triatlones, describe puntualmente que el estado físico de la gente era malo.  La mayor parte de los participantes refirieron haber aumentado de peso corporal, y obviamente muchos de ellos no habían realizado actividad física, participando de las clases de Instagram, Small Group Training, o simplemente visitando los videos de los canales de YouTube de la YMCA. Al igual que Adrian, Pablo asegura que la actitud positiva que se observa en los participantes es el componente principal que se requiere para lograr la reacción química de la pronta recuperación.

Bruno coincide con ambas exposiciones, pero hace hincapié en la capacidad cardiorrespiratoria de los alumnos. Él particularmente percibió que la falta de oxigenación fue uno de los principales inconvenientes presentados. Obviamente al ser un docente experimentado en el trabajo con niños y además guardavidas, estuvo muy atento a las manifestaciones que los alumnos y alumnas fueron demostrando, y sin duda las hiperventilaciones, producto del stress que significó la vuelta a la actividad, combinado con la falta de entrenamiento al aire libre, y la emoción de estar otra vez en la sede, fueron de lo más destacado para atender y solucionar. Bruno asegura que la tarea de corrección fue sencilla de lograr, gracias a la buena predisposición con la que cada día se han presentado a entrenarse.

¿Cómo fueron evolucionando a través de los días de entrenamiento?

Pablo Berdeal asegura que el compromiso y las ganas con que asisten cada día, ha sido uno de los factores que más ha ayudado para revertir la falta de entrenamiento y el estado físico poco desarrollado. Él observó muy buena respuesta en la condición física del grupo que le tocó entrenar, y calcula que pronto llegarán a estar entrenados como antes del comienzo de la pandemia.

Adrian coincide plenamente con Pablo y vuelve a focalizar en que la intensidad con la cual su grupo aprovecha el momento de entrenar, lo ha sorprendido. “Si alguien se presenta medio flojo, sin ganas… en breves minutos se supera y levanta el ánimo rápidamente”. Estas son las manifestaciones que le permiten a él determinar que la evolución para sus alumnos es considerada alta.  Adrián cuenta que mucha gente solo caminaba al comienzo de la reapertura, y hoy ya se encuentra trotando, llegando en algunos casos, a cumplir varias vueltas alrededor del perímetro de la cancha de futbol de 11 jugadores.

¿Qué efectos produjo la pandemia en la relación alumno-docente?

Bruno Quevedo enfatiza su respuesta y nos cuenta que él en particular no había tenido anteriormente trato con las personas que le tocó entrenar, y la carga de afecto con la que fue recibido y cada día sigue siendo tratado, es inmejorable. Al comienzo le llamó profundamente la atención la gran reacción de los asociados al reencontrarse con Sabrina, la coordinadora y con Nancy la directora de la sede, pero luego fue comprendiendo que esas manifestaciones también él las recibía cada día.

Al escuchar esta descripción Pablo Berdeal, coincide plenamente con el cariño y la entrega con que sus alumnos se presentan cada día, y agrega que él ya tiene un grupo de WhatsApp con ellos, donde continuamente intercambian temas vinculados con el entrenamiento. Pablo asiente en que los lazos afectivos se perciben mucho más fortalecidos que antes de la pandemia. 

Adrian finaliza este artículo agregando que la necesidad de volver a realizar esas actividades que solían ser tan importantes para nuestra salud, ha reforzado notoriamente la relación con el docente, y sin duda ello se traduce en mejores resultados y en bienestar para todos y todas.

Agradecemos la colaboración de nuestros docentes y guardavidas de la sede Parque, Pablo Berdeal, Bruno Quevedo y Adrian Silva.

Image
Image
Image
Image
Image
Image
logo_blanco.png
Copyright © 2018 YMCA. Todos los derechos reservados. Realizado por EstudioTall.com.ar

Contacto

Reconquista 439 C1003ABI - CABA
Tel/Fax: (011) 4311-4785
ymca@ymca.org.ar

raciparaweb.jpg
banner144x62pixels1.png