fbpx

Grandes momentos en familia

Por Nancy Di Perna

Juegos tradicionales

La imagen que acompaña este artículo es una obra de Pieter Brueghel llamada “Juegos de niños” fue realizada en el año 1560 en Viena, es un óleo sobre tabla. Actualmente, este cuadro se exhibe en el Museo de Historia del Arte de Viena.  La pintura nos invita a ser observadores y liberar nuestra mente para jugar, ya que se representan al menos ochenta formas lúdicas del siglo XVI que trascienden las generaciones y culturas y siguen siendo vigentes en la práctica lúdica hasta nuestros tiempos. Los invito a disfrutar de la obra. Seguramente, al mismo tiempo que descubran en familia los juegos y juguetes en la pintura tendrán la oportunidad de compartir relatos de la niñez, recordar el juego que más le gustaba, desempolvar objetos guardados, revivir relatos, anécdotas, acordarse de los amigos de otras épocas. Solo a modo de incentivo, les voy a dejar como pistas algunos juegos y juguetes tradicionales que se encuentran en la obra: al aro, al gallito ciego, a hacer burbujas, el rango, a las muñecas, los zancos, la perinola y hay muchos más para descubrir.  ¿Se animan?

Las formas lúdicas son expresiones socioculturales, y como tales son dinámicas. Se caracterizan por las variables de tiempo y espacio donde ocurren. En la actualidad, lo lúdico está impregnado por el desarrollo de nuevas tecnologías para las industrias de los juguetes, los juegos de pantallas, los juegos en redes. Estas nuevas formas de juego son competencia para los juegos tradicionales, que son la forma más popular que experimentamos durante la niñez y según la experiencia quedan disponibles como recurso para toda la vida.

Los juegos tradicionales son aquellos que han sido jugados por generación tras generación y en diferentes partes del mundo. Con el paso del tiempo y según la geografía puede que cambie el nombre, que tenga algunas variaciones o reglas diferentes. La supervivencia de estos juegos depende de que las nuevas generaciones los conozcan, los jueguen y así seguir aportando al proceso, que los especialistas en juego, llamamos construcción de memoria lúdica como patrimonio.  Más allá de la tradición, el pasaje de experiencia de grandes a chicos es esencial caracterizando por ser juegos sencillos y que no precisan de muchos elementos. Los juegos tradicionales se realizan sin ayuda de juguetes tecnológicamente complejos, sino con el propio cuerpo o con elementos disponibles, porque es parte interesante del “folclore” conseguir las piedritas con el peso y forma ideal o las cuerdas, papeles, entre otras cosas.  

En artículos anteriores desarrollamos el derecho a jugar en la niñez y los beneficios que contribuyen. Los juegos tradicionales estimularán el desarrollo físico e intelectual de los niños y la capacidad para hacer y fortalecer vínculos, el área socio afectiva tan importante en este momento seguir enriqueciendo, a pesar del contexto de DISPO.

Podemos afirmar que los niños y las niñas disfrutan jugando, tomando distancia de las pantallas y es importante que sea con otro. Por eso, sostenemos y proponemos diferentes formas de encuentro por medio de actividades en familia. Los juegos tradicionales son propuestas prácticas que van a hacer que se diviertan mientras corren, saltan, hacen ejercicio, se relacionan y disfrutan de la libertad de jugar conectándose con el niño y la niña interior que en la adultez nos sigue acompañando. Es la oportunidad que perduren los juegos tradicionales al mismo tiempo que transmitimos valores intelectuales y físicos tales como la amistad, el movimiento, la creatividad, la imaginación, la frustración, aprender a perder y a ganar, aprender a superarse, aprender a compartir.

La propuesta de los juegos tradicionales está enmarcada con la idea de poder crear un espacio de reflexión sobre las formas de consumo de juegos y juguetes en el marco de la celebración que tiene lugar cada año el tercer domingo de agosto.

Día de las infancias

Recientemente en un comunicado oficial la Secretaria Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENAF) con fecha del 7 de agosto se ha decidido renombrar esta fecha conmemorativa como “Día de las infancias” y la celebración del año que transcurre se hará bajo el lema “Hay muchas maneras de vivir la niñez”. El secretario Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia Gabriel Lerner declaró: “Proponemos dejar de decir día del niño, porque queremos celebrar la diversidad de toda la niñez. Es muy importante que el estado acompañe las transformaciones culturales que estamos viviendo e impulse cambios que colaboren en visibilizar inequidades, y favorezcan prácticas más inclusivas”.

En 1956, la ONU, que eligió el 20 de noviembre como “Día Internacional del Niño” recomendó que cada país celebre este día, en la fecha en la que lo considere más conveniente. En la Argentina la práctica de celebrar el Día del Niño data de 1960 y se conmemoró el primer domingo de agosto hasta 2003, cuando por pedido la Cámara Argentina de la Industria del Juguete, se trasladó la celebración al segundo domingo del mismo mes, con la idea de potenciar el consumo en ese sector, considerando que para esa fecha era más probable que las personas en relación de dependencia hubieran cobrado sus haberes y podrían destinar parte del mismo a comprar regalos y actividades para los más chicos. Con el mismo argumento en 2013, la misma entidad solicito el traspaso al tercer domingo del mes. El corrimiento de esta celebración ha respondido a cuestiones de marcado dejando de lado el verdadero sentido de la celebración. La YMCA desde la perspectiva de una organización de la sociedad civil adhiere a la noción que indica la ONU “La celebración de los Días Internacionales nos da la oportunidad de sensibilizar al público en general acerca de temas relacionados con cuestiones de interés, tales como los derechos humanos, el desarrollo sostenible o la salud. Al mismo tiempo pretenden llamar la atención de los medios de comunicación para que señalen a la opinión pública que existe un problema sin resolver. El objetivo es doble: por un lado, que los gobiernos tomen medidas, y por otro que los ciudadanos conozcan mejor la problemática y exijan a sus representantes que actúen".

Image
logo_blanco.png
Copyright © 2018 YMCA. Todos los derechos reservados. Realizado por EstudioTall.com.ar

Contacto

Reconquista 439 C1003ABI - CABA
Tel/Fax: (011) 4311-4785
ymca@ymca.org.ar

raciparaweb.jpg
banner144x62pixels1.png