fbpx

Haz lo que yo digo

Por Juan Pablo Arias 

En esta oportunidad quiero compartirles una publicación de Instagram que me envió mi mujer Marcela y me pareció apropiado para esta sección. Es una reflexión escrita por una mujer, que bien podríamos llamarla inlfluencer, ya que cuenta con 10.400 seguidores en su perfil. La autora  escribe en su perfil cuestiones vinculadas a la crianza. Al final de la nota les comparto el link. 

"Decime cómo hacer las cosas bien, como vivir, decime cómo ser feliz"

En un mundo de soluciones prefabricadas e instantáneas, buscamos quien nos de la llave mágica. Nos alivia creer que alguien (Dios, por ejemplo) tiene todas las respuestas y la verdad absoluta frente a una crisis.

De aquí nacen innumerables coachings, asesorias, terapias alternativas y pociones mágicas. Y, con suerte, ayuda profesional.

El punto es que perdimos el ejercicio de la autorregulación. No nos tomamos el tiempo y el esfuerzo del "paso previo" a buscar en el afuera lo que está en la propia introspección. No usamos nuestra mente, nuestra intuición, no ideamos soluciones a partir de nuestra creatividad y experiencia a costa de pruebas-errores. Pasamos (sin esa escala previa),  al 0800-comohago?

Porque nos saltamos esto y vamos inmediatamente al asesor (en el mejor de los casos) o al gurú (en el peor)? Siento que el sistema nos lleva a creernos incapaces de gestionarnos, a perder confianza en nuestras capacidades, nos cuenta que la solución siempre está afuera, a un click de distancia y a un abrir y cerrar de billetera.

NO, NO ESTOY EN CONTRA DE LA AYUDA PROFESIONAL. Lo que debato es, en primer lugar, la falta de exploración previa de nuestras capacidades resolutivas creativas. Y en segundo lugar y no menos importante;  el endiosamiento de figuras que nos venden la respuesta invariable a todo. 

Recordemos que estos profesionales (o no tanto..) son simples mortales que padecen lo mismo que el resto, y que deben manejar también sus propios egos y ambiciones, tanto económicas como de reconocimiento, al igual que todes nosotres.

Entonces: Confiá en vos antes que nada. Pensate más. Registrá tu sentir. Escuchate más. Si sentís que es necesaria, bienvenida sea la ayuda profesional. Pero pensala como información tanto válida como sujeta a cuestionamiento. Y separá la información de la persona, o al menos no idealices o idolatrices a quien te brinda un servicio.

Alejate de todas aquellas personas que no puedan acreditar sus conocimientos, pero sobretodo -por favor-, huí de quienes te transmitan un discurso radical, polarizado, intransigente, culpabilizador.

VER EN INSTAGRAM

Lejos está de mí, subestimar y/o bastardear el trabajo de los profesionales que brindan ayuda necesaria a quien le requiere y siente que la necesita. De hecho mi mujer es profesional de la salud mental y he comentado que me he formado como Coach y soy un testigo del proceso transformador. También he hecho terapia con psicólogos varios y más de una oportunidad. Aprecio y valoro el trabajo de quienes nos ayudan con su trabajo. Quiero remarcar también que el acto de pedir ayuda es un hecho destacable e importante a mi modo de ver. Pero me quedo con el espíritu de la publicación, que en mi opinión, es  un llamado a revisarse más, a conectarse cada uno con su ser interior y hacer trabajos de Introspección. Contamos con muchas herramientas que varias veces no sabemos que las tenemos. A buscarlas! Si no las encontramos un profesional seguramente nos acompañará a que los hagamos.

logo_blanco.png
Copyright © 2018 YMCA. Todos los derechos reservados. Realizado por EstudioTall.com.ar

Contacto

Reconquista 439 C1003ABI - CABA
Tel/Fax: (011) 4311-4785
ymca@ymca.org.ar

raciparaweb.jpg
banner144x62pixels1.png