fbpx

El día después

Coordinado por Santiago Prieto

La superstición trae mala suerte

Raymond Smullyan (1919-2017)

En esta sección se busca aportar a las reflexiones acerca de lo que sigue a este lapso de alarma y preocupación, a esta crisis que genera la pandemia del COVID-19. Es decir que en ella tratamos de acercar contribuciones para pensar qué cosas serán iguales y cuáles distintas, quiénes seremos, qué sociedad conformaremos, qué roles y qué lugar se le requerirán a los Estados, qué impacto tendrá sobre las relaciones sociales y productivas. Qué aprenderemos de esta pandemia.

La humanidad debió afrontar diversas crisis en su historia, varias de ellas desatadas por epidemias masivas que la pusieron a ella y a la civilización en grave riesgo, a veces al borde del precipicio. Hoy la ciencia tiene más recursos, más razones y genera mejores respuestas. Seguramente esta pandemia del COVID-19 tendrá consecuencias menos dramáticas en términos de cantidades. No obstante, probablemente cuestionará los modos en que nuestras sociedades se organizan, distribuyen los recursos, atienden la salud, gestionan la educación y no sólo en los momentos de las crisis. A lo mejor, la solidaridad reaparecerá no sólo como un valor deseable en lo individual sino también como un atributo exigido a los modos de organización social, económica y política. Sobre estos y otros aspectos pensaremos juntos. Tal vez al mirarnos en esta situación crítica y atípica descubriremos que, si constituyéramos una sociedad y una humanidad justas y todos estuviéramos bien, todos viviríamos mejor.

Contamos en este número con un aporte preparado por José Ricardo Calza Caporal, desde la ciudad de Porto Alegre, Brasil. Reflexiones y comentarios de enormes coincidencias.

 

Después de la pandemia

Por José R. Calza Caporal (*)

Llegamos a 2020 con muchos planes y proyectos que, desde marzo, tuvieron que ser pospuestos u olvidados. El fenómeno de COVID-19 llegó oficialmente a Brasil y a la ciudad de Porto Alegre con un impacto visible en las personas, afectando y profundizando negativamente las diferencias económicas y de oportunidades. El aislamiento social debilitó a los más vulnerables y desprotegidos. Tuvimos que reformular los planes en un escenario incierto, violento debido a la necesidad de velocidad en la adaptación, con forzados cambios en los hábitos sociales.

Las consecuencias todavía no son mensurables. Un ejemplo es el de la educación escolar. En las escuelas privadas la enseñanza perdió en calidad, pero tuvo continuidad, reinventando una nueva metodología y obligando a que las familias se aproximaran a la escuela "virtual". Por otro lado, el mayor desafío recayó en las escuelas públicas, donde prácticamente es imposible satisfacer mínimamente las necesidades de adaptación y acceso. ¿Cómo resultará esta pérdida? Esta brecha de tiempo donde, una vez más, nuestros niños y adolescentes más vulnerables, que deberían recibir las mejores oportunidades educativas, de modo de contrarrestar la realidad que viven y, por lo tanto, de ampliar el acceso a nuevas oportunidades, son los más afectados. ¿Cómo lidiar con este fenómeno que se cristaliza y que, sin duda, traerá consecuencias socioeconómicas y un empeoramiento de los desafíos sociales ya existentes?

Surgen preguntas que no podremos responder solos, que requerirán la articulación social y la formación, o formateo, de lo viejo a lo nuevo, porque lo normal ya no existe más.

Las instituciones sociales como la YMCA tendrán nuevamente un rol estratégico en esta construcción. Ciertamente, las instituciones de negocios tendrán otras lecturas y desafíos. Diferentes misiones que muchas veces se complementan y otras no.

Estamos viviendo en la simplicidad; creando solidaridad sostenible; tratando de cuidar nuestra salud mental y el valor de la familia. O sea, ¡Es un tiempo de relecturas y para reafirmar nuestra Fe y nuestra Esperanza!

¡Redescubrimos que el bien más preciado es la vida de todos y todas!

 

(*) José R. Calza Caporal es Secretario General de la Federación Brasileña de YMCAs y de la YMCA de Río Grande do Sul, Brasil.

_________________

Versión original en portugués:

Depois da Pandemia

Chegamos em 2020 com muitos planos e projetos que, a partir de março, tiveram que ser adiados ou esquecidos. O fenômeno do COVID – 19 atingiu oficialmente o Brasil e a cidade de Porto Alegre com um impacto visível nas pessoas, mexendo negativamente e aprofundando as diferenças econômicas e oportunidades. O isolamento social fragilizou os mais vulneráveis e desprotegidos. Tivemos que nos replanejar dentro de um cenário incerto, violento pela necessidade da velocidade de adaptação, com mudanças forçadas de hábitos sociais.

As consequências ainda não são mensuradas, um exemplo é a Educação Escolar. Nas escolas privadas o ensino perdeu em qualidade, porém teve continuidade, reinventando uma nova metodologia e obrigando as famílias a se aproximarem mais da escola “virtual”. Por outro lado, o maior desfio recaiu sobre as escolas públicas, onde praticamente não é possível atender minimamente as necessidades de adaptação e de acesso. Como ficará esta perda? Esta lacuna de tempo onde, mais uma vez, as nossas crianças e adolescentes mais vulneráveis, que deveriam receber as melhores oportunidades educacionais, de modo a contrapor a realidade vivenciada e assim ampliar o acesso às oportunidades, são as mais prejudicadas?   Como atender este fenômeno que se cristaliza e que, sem dúvida, trará consequências socioeconômicas e um agravamento dos desafios sociais já existentes?

Surgem questionamentos que não vamos conseguir responder sozinhos, mas que demandará uma articulação social e a formação, ou formatação, do velho para o novo, pois o normal não existe mais.

Instituições sociais como a ACM/ACJ/YMCA terão novamente um papel estratégico nesta construção. Certamente as instituições de negócios terão outras leituras e desafios. Missões diferentes que muitas vezes se complementam e outras não.

Estamos vivenciando a simplicidade; criando uma solidariedade sustentável; tentando cuidar da nossa saúde mental e do valor da família. Ou seja, um momento de releituras e de reafirmarmos a nossa Fé e Esperança!

Redescobrimos que o bem mais precioso é a vida, de todos e de todas!

logo_blanco.png
Copyright © 2018 YMCA. Todos los derechos reservados. Realizado por EstudioTall.com.ar

Contacto

Reconquista 439 C1003ABI - CABA
Tel/Fax: (011) 4311-4785
ymca@ymca.org.ar

raciparaweb.jpg
banner144x62pixels1.png