fbpx

Mensaje del Secretario General

Por Eduardo Rodríguez

Estimados amigos de la Comunidad YMCA,

Desde su nacimiento en 1844 la YMCA se ha caracterizado por ser un movimiento comprometido con la promoción del Reino de Dios, es decir, con los valores esenciales de la vida y es reconocida globalmente por el enfoque de su trabajo en la defensa de los derechos, la lucha contra la desigualdad y el respeto profundo por la dignidad humana en las distintas comunidades en las cuales actúa.

Como movimiento cristiano e instrumento de cambio de la sociedad, la YMCA está llamada a trabajar por la justicia y la paz, por lo tanto, no es neutral ni puede aceptar la injusticia, siendo nuestra responsabilidad trabajar en la promoción de los derechos de toda la comunidad, particularmente de los más necesitados y oprimidos.

Es necesario analizar el complejo proceso histórico actual en el mundo a nivel sociocultural, económico, político, étnico y ecológico. A su vez, es fundamental entender el enorme desafío que representan la globalización, la injusticia estructural, la crisis de fe y la desesperanza que está ganando terreno peligrosamente. Hay demasiadas realidades traumáticas que afectan y atormentan la vida de los ciudadanos en muchos lugares, con una intensidad que nos hace dudar de que el ser humano es realmente una prioridad.

Como sociedad, estamos en riesgo por la manera en que nos hemos acostumbrado a ver con cierta indiferencia las noticias sobre la violencia y el sufrimiento de cada día. Hay señales preocupantes relacionadas con la pérdida de sensibilidad ante la pobreza, miseria, exclusión y muerte. Estas realidades nos hablan a gritos y también nos confrontan. Nos desafían a actuar con la convicción de que otro mundo es posible si decidimos participar proactivamente en su construcción.

Como ciudadanos del mundo no estamos haciendo lo suficiente para ser instrumentos de cambio. Si logramos globalizar el movimiento social podemos cambiar las políticas que generan pobreza e injusticia. La justicia es la frontera contra la pobreza, la cual no debe seguirse combatiendo por medio de la caridad y las limosnas. La pobreza debe erradicarse mediante el fortalecimiento de la justicia a nivel global.

Otro motivo de preocupación son los países emisores de altos volúmenes per cápita de dióxido de carbono que se rehúsan a participar en negociaciones adecuadas para un acuerdo global dirigido a salvar el clima. Muchas empresas y sectores económicos que se benefician de la emisión de carbono continúan financiando trabajos de cabildeo logrando que potencias mundiales socaven acuerdos climáticos globales vinculantes.

Debemos comprender que no hay transformación colectiva sin una transformación personal simultánea. “Ser el cambio” es no tener miedo de actuar políticamente, entendiendo dicha participación desde una perspectiva no partidista, basada en la búsqueda del bien común y enmarcada en la misión institucional.

Ser el cambio es la acción coherente con el compromiso de generar condiciones en donde pueden brillar las luces del amor, la solidaridad, la justicia y la paz, sabiendo que no estamos solos. Ser el cambio también es vivir con el poder real del servicio tal como lo ha señalado San Francisco y reiterado el Papa Francisco.

Cuando notamos la condición de las personas y nos sentimos una de ellas, comenzamos a vivir un proceso de transformación ya que, como ciudadanos de este mundo, no podemos existir en forma independiente y, por lo tanto, al consolidar las relaciones con los demás, construimos nuestro propio futuro.

La YMCA es la mayor organización de jóvenes del mundo y, como lo marca la historia, con capacidad para intentar cambios sostenibles a nivel global. Esto se puede lograr mediante políticas de empoderamiento de los jóvenes en todo el mundo, tarea en la cual estamos comprometidos como parte del movimiento mundial a través de las políticas e impulso emanado desde la Alianza Mundial de YMCA’s.

Continuamos viendo las dificultades que atraviesa el mundo en general y nuestra propia realidad, seriamente afectada por la pandemia del COVID-19. Nuestro compromiso con la Comunidad YMCA sigue siendo continuo y permanente tanto en el programa como así también en todas las actividades sociales y educativas que realizamos. Sabemos de los esfuerzos que todos estamos haciendo para superar este difícil momento y agradecemos profundamente el acompañamiento que estamos recibiendo.

Como señalamos siempre, gracias por estar, nosotros también seguiremos estando y manteniendo el contacto, recuerden, por ahora #QuedateEnCasa#, la YMCA te acompaña.

 

logo_blanco.png
Copyright © 2018 YMCA. Todos los derechos reservados. Realizado por EstudioTall.com.ar

Contacto

Reconquista 439 C1003ABI - CABA
Tel/Fax: (011) 4311-4785
ymca@ymca.org.ar

raciparaweb.jpg
banner144x62pixels1.png