fbpx

Ansiedad: la otra pandemia

Por Juan Pablo Arias

Hoy les estaré compartiendo una vez más, material que encontré explorando Internet y que habla de un tema que me interesa mucho, estoy seguro que a más de uno de ustedes también.

La ansiedad es la gran pandemia del siglo XXI y se vincula con el ritmo de vida que llevamos, enfocado en la búsqueda de resultados y muy competitivo, en el que faltan momentos buenos de desconexión (o incluso a veces confundimos desconexión con evasión, algo que provoca más ansiedad). Guarda estrecha relación con nuestras emociones, tema que vengo abordando y compartiéndoles en distintos artículos que me ha tocado escribir en este espacio.

Debemos diferenciar dos tipos de ansiedad. Aquella ansiedad motivada por un hecho puntual, como puede ser el momento previo a un examen, a un viaje, o la ansiedad de esperar el colectivo. Estas ansiedades tienen causas puntuales y al resolverse las mismas la ansiedad se alivia.

Luego está el otro tipo de ansiedad, que es aquella debida a la acumulación de las diferentes cargas emocionales. Son situaciones que se van viviendo sin resolverse y se acumulan en forma de carga emocional que se traduce como ansiedad y nos genera múltiples consecuencias a largo plazo.

Veamos cuales son las con diferentes causas que provocan ansiedad y qué efectos nos causa. Para poder eliminar los efectos que tiene la ansiedad sobre nosotros, es necesario conocer los factores que están generando  ansiedad y trabajar sobre ellos.

CAUSAS:

  • Miedo. Es una emoción primaria, necesaria. El no afrontamiento del miedo, la evitación, la postergación, termina generando ansiedad. El miedo y la ansiedad conforman un espiral interminable. El miedo genera ansiedad y la ansiedad genera miedo.  Lo bueno del miedo es que cuando lo enfrentás, ¡sale corriendo!
  • Baja Autoestima. Está muy relacionada con el miedo. En la medida que no enfrentamos los miedos, estos van creciendo y nuestra autoestima baja. Escribí hace unas semanas un artículo específicamente de este tema.
  • Cargas emocionales. Sucesos del pasado que no se han trabajado, como puede ser un duelo no superado, relaciones familiares, fracasos laborales, etc. Al no resolver estos conflictos permanecen y alimentan la ansiedad.
  • Ritmo de Vida. Como expresaba al comienzo, el ritmo de vida que llevamos, de alta competitividad, basado en resultados y en “tener”, el mundo de la inmediatez, que muchas veces nos lleva a estar conectados virtualmente las 24 horas, etc.
  • Depresión. La depresión y la ansiedad van de la mano. La depresión va a disminuir la autoestima, va a alimentar las cargas emocionales y la ansiedad.
  • Ser limitante. Aquellas características de nuestra persona que nos condicionan, por ejemplo, creencias de que no podemos hacer determinadas cosas, el no poder decir que no ante situaciones que querríamos evitar, etc.

EFECTOS:

  • Somatización. La ansiedad comúnmente se expresa como dolor de cabeza, de estómago, tensión muscular, alteraciones intestinales, palpitaciones, erupciones en la piel, etc.
  • Ataques de pánico. Los síntomas principales son sensación de falta de aire, opresión en el pecho y miedo a morirse o a volverse loco. Se acompaña de palpitaciones, sudoración, hormigueo en palmas, tensión muscular, sequedad de boca, etc.
  • Pérdida de memoria y atención. La ansiedad puede provocar que no recordemos ciertas cosas y que no podamos retener información nueva debido a tener alterado el nivel de atención. Estos síntomas cognitivos se resuelven al mejorar la ansiedad.
  • Otras cargas emocionales. La ansiedad prolongada en el tiempo va a provocar otras cargas emocionales como apatía, frustración, tristeza, alteración de los vínculos sociales.
  • A largo plazo, la ansiedad sostenida va a traer alteraciones en la salud, las somatizaciones que nombré al principio en caso de mantenerse pueden provocar úlceras gástricas, trastornos dermatológicos, hipertensión arterial, insomnio, migraña, enfermedades autoinmunes, etc.

Dichas las causas y efectos, ¿cómo podemos trabajar la ansiedad? En principio debemos indagar en aquello que nos está generando ansiedad, es decir poner el foco en resolver sus causas. Hay diferentes técnicas para trabajar las cargas emocionales acumuladas. Además tenemos que tratar nuestro ser limitante, que ha hecho que las cargas emocionales se acumularan. También puede ser esencial  realizar cambios en nuestros hábitos para modificar nuestro ritmo de vida. Asimismo, paralelamente, podemos trabajar en los efectos de la ansiedad mediante técnicas de relajación muscular profunda, meditación, trabajar la memoria y la atención con lectura y escritura, técnicas de expresión emocional, etc.  Algunas actividades propicias para liberar las emociones son: bailar, cantar y hacer ejercicio entre otras.

Espero que estas líneas les hayan gustado y les sirva una vez más para registrar nuestras emociones. No se olviden que toda teoría es bonita pero de nada sirve sino la podemos poner en práctica, ¡a trabajar!

logo_blanco.png
Copyright © 2018 YMCA. Todos los derechos reservados. Realizado por EstudioTall.com.ar

Contacto

Reconquista 439 C1003ABI - CABA
Tel/Fax: (011) 4311-4785
ymca@ymca.org.ar

raciparaweb.jpg
banner144x62pixels1.png