fbpx

Mensaje del Secretario General

Por Eduardo Rodríguez

Estimados amigos de la Comunidad YMCA,

Estamos iniciando junio y este es el mes en el que habitualmente celebramos el aniversario de la creación de la YMCA a nivel mundial. Este año, exactamente el 6 de junio, estaremos cumpliendo 176 años de existencia de nuestra institución fundada en Londres – Inglaterra, en 1844. Muchas veces observamos que no siempre los miembros de nuestra comunidad perciben la dimensión de pertenecer a una gran familia conformada por el movimiento mundial de la YMCA que reúne más de 65.000.000 de miembros en 120 países.  Me parece oportuno, aprovechando la celebración, compartir durante este mes con todos ustedes, a través de este espacio, la historia que finalmente desembocara en ese hecho trascendente como fue el nacimiento de la YMCA y su extraordinario desarrollo durante los primeros años.

PRIMERA PARTE:

El impulsor de la idea y quien es reconocido como fundador de la YMCA es George Williams quien había nacido en el otoño de 1821 en una granja situada cerca de Dulverton al Sudoeste de la Isla. Según nos relata en su libro Eduardo Galletti, muy querido amigo y destacado dirigente de la YMCA Argentina, quien ocupara cargos relevantes a nivel nacional como presidente del Directorio, y también a nivel internacional primero como presidente de la Confederación Latinoamericana y luego como vicepresidente de la Alianza Mundial de la YMCA. A los 13 años había dejado la escuela para trabajar en la granja de su familia. Hay varias historias acerca de las causas que lo decidieron a tentar fortuna en la ciudad. Parece que su rendimiento en las tareas agrícolas no era todo lo eficiente que podía esperarse de un hijo de Amos Williams. Sin embargo, lo único cierto es que Dios le había marcado un rumbo distinto al de las tareas de campo, que lo llevaría a una vida luminosa y trascendente para muchos millones de personas en el mundo. A los 15 años logro ubicarse como aprendiz en la principal tienda de paños de la ciudad de Bridgwater. En 1841 con 20 años había progresado en el oficio y decidió buscar alternativas de mayor progreso trasladándose a Londres.

En Londres, en base a su experiencia se empleó en otra tienda mayorista de telas Hitchcock & Rogers, que luego habrían de quedar definitivamente unidos a la historia de la YMCA. En esa tienda trabajaban unos 140 empleados que, como muchos otros habían llegado del interior del país en busca de mejor porvenir. Las condiciones de trabajo y de vida eran muy precarias. Los aprendices y empleados vivían sometidos a disciplina rígidas, prácticamente recluidos en pequeños cuartos compartidos que difícilmente serían imaginables hoy en día.

Los horarios de trabajo eran extensos; de siete de la mañana a las nueve de la noche. No había diversiones sanas y muchos jóvenes terminaban sus jornadas en las tabernas. Sin embargo, algunos de ellos tenían una profunda formación religiosa; entre ellos George Williams y varios de sus amigos y ello les permitía mantener vivas muchas inquietudes de orden filosófico y social.

George Williams sentía una enorme vocación de servicio cristiano y se propuso hacer algo para levantar la moral de la juventud que no practicaba vida espiritual, introduciéndolos en la meditación, tratando de enaltecer sus vidas y mejorar sus condiciones de trabajo.

Logró reunir frecuentemente en su dormitorio a un pequeño grupo para practicar la oración y la meditación. Poco a poco la idea tomó arraigo y el grupo se amplió a otros dormitorios. El propio Hitchcock, dueño de la tienda de paños, recibió la idea con cierta simpatía. Es verdaderamente providencial que esos jóvenes hubieran encontrado un patrón con esa clase de inquietudes. Paulatinamente Williams y sus amigos pensaron si no sería útil que en otros establecimientos londinenses se extendiera la obra que estaban iniciando.

Concibieron y maduraron el plan de crear una sociedad para trabajar, sobre la base de los principios cristianos, con los jóvenes empleados. La iniciativa se concretó el 6 de junio de 1844. En la habitación número 14 que era la de Williams, un grupo de amigos fundó la que luego, por iniciativa de uno ellos, apellidado Smith, se denominó YOUNG MEN’S CHRISTIAN ASSOCIATION (YMCA).

Continuará…..

Gracias por seguir juntos y apoyarnos mutuamente en este contexto particular. Continuamos en contacto, recuerden, #QuedateEnCasa#, la YMCA te acompaña.

logo_blanco.png
Copyright © 2018 YMCA. Todos los derechos reservados. Realizado por EstudioTall.com.ar

Contacto

Reconquista 439 C1003ABI - CABA
Tel/Fax: (011) 4311-4785
ymca@ymca.org.ar

raciparaweb.jpg
banner144x62pixels1.png