fbpx

Claro como el agua

Por Cristian Fernández

En esta nueva nota del boletín de la YMCA deseamos llegar a la gran cantidad de asociados y asociadas que añoran una práctica menos reproducible en los hogares. Nos referimos a la natación. Seguramente muchos de quienes lean este artículo estarán pensando en lo sencillo que resultaría en la actualidad, seguir los procedimientos, lógicos y sencillos, que hasta la aparición de la covid-19 parecían molestos, tales como limpiar las antiparras luego de su uso, volviendo a guardarlas adecuadamente en su estuche. Ni que hablar de la gorra o de los protectores de silicona para nariz y oídos. Quizás ya no pensemos que sea un inconveniente tener que quitarle el cloro a la malla, centrifugarla en el secarropas, tener siempre el examen médico al día.  A partir de ese tan esperado momento en que podamos regresar a los natatorios deberemos adecuarnos al seguimiento de protocolos realmente ineludibles, que seguramente serán mucho más estrictos y específicos. Pero, sin duda, los realizaremos con el placer de haber aprendido el valor de lo que nos hace tanto bien y tanta falta.

Si bien llenar la bañadera de agua parece una broma de mal gusto, a muchos se les habrá ocurrido, ya que las propiedades que brinda la natación suelen ser únicas e irreemplazables.  Entre ellas, la principal suele estar relacionada con los beneficios psicológicos que proporciona, ya que al sumergirnos en el agua y concentrarnos en la respiración se produce un efecto inmediato: el cuerpo se relaja y se reduce la sensación de estrés, más allá de la percepción de bienestar y relajación que se siente luego de la práctica de natación.

Otros beneficios que podemos mencionar son:

  • La natación es una actividad de bajo impacto sobre los huesos y las articulaciones.
  • Brinda mayor flexibilidad y elasticidad, a la vez que ayuda a reducir el tejido adiposo.
  • Ayuda a prevenir enfermedades crónicas no transmisibles como el asma, la diabetes y el colesterol.
  • Permite mejorar el sistema cardio-respiratorio, aumentando la capacidad pulmonar y la perfusión y circulación de la sangre en el organismo.
  • Ofrece beneficios neurológicos y cognitivos.

Es importante desarrollar un poco este último punto, ya que en las notas anteriores no hemos tratado esta capacidad. Al nadar ponemos en marcha los dos hemisferios cerebrales y los cuatro lóbulos del cerebro lo que ayudaría a una mayor cognición.  Además, se producen enlaces neuronales y mayor activación del cerebro al  recibir mayor cantidad de oxígeno.

Mientras tanto… ¿Qué estamos haciendo en nuestras casas para mantener todas esas capacidades que hemos descrito?

Como es costumbre en nuestros artículos, consultamos a quienes más cerca están de la disciplina, en este caso a guardavidas y profesores de natación, para obtener una respuesta calificada en el tema. Luis Basso, profesor y guardavidas, recomienda armarse una rutina básica de movimientos de buena amplitud articular y en especial que sean realizados en forma asimétrica, es decir que mientras un brazo rota de adelante para atrás, el otro lo hace de atrás hacia adelante. Además, indica no dejar de realizar ejercicios de fuerza con el propio peso de nuestro cuerpo, por ejemplo: flexiones de brazos. En estos ejercicios debemos hacer lo posible para mantener una buena técnica, adecuándolos a nuestra capacidad de fuerza. Es decir que si no se cuenta con la posibilidad de levantar su propio peso del piso, puede comenzarse de pie, con una ligera inclinación y apoyando sus manos en la pared. Cuando se haya avanzado en esa modalidad, cambiar el apoyo de las manos a una mesa firme, hasta tener finalmente la posibilidad de apoyar las manos en el piso, logrando la famosa posición de las flexo-extensiones de brazos.

Diego Ferreira, también integrante del equipo de guardavidas, agrega no olvidar la realización de una entrada en calor que contenga saltos con apertura y cierre simultáneo de brazos y piernas, de manera de conservar capacidad aeróbica y amplitud articular de movimientos. Luego de ello, y posterior a las rotaciones de hombros, sugiere realizar la técnica del estilo crol acostados decúbito ventral (boca abajo) en un banco o similar; luego de lograr afianzar el gesto deportivo se le podría agregar la utilización de una botellita de agua de igual peso en cada mano. Esta técnica, además de reproducir el movimiento característico de este estilo de natación, trabajará los músculos espinales, tan importantes a la hora de mantener una postura erguida.

A la consulta, velozmente se sumó Verónica Ferrín, docente responsable de preparar los videos de clases “secas” de natación, subidos a la página ymca.ar/encasa, quien recomienda realizar ejercicios específicos de tracción con bandas elásticas. Es decir, reproducir los movimientos propios del estilo de natación, con la resistencia que genera una banda. Insiste en esta sugerencia debido a que es común que los nadadores utilicen esos elementos, los que pueden adquirirse en cualquier casa de venta de materiales deportivos (con entrega a domicilio), no tienen un costo elevado y pueden guardarse fácilmente en el hogar sin ocupar mucho espacio.

Verónica suma a los consejos de los colegas ya citados un ejercicio muy útil para ser desarrollado en ausencia del medio acuático: el uso de deslizadores, tipo patines o paños. Recomienda ubicarse decúbito ventral, en posición de banco, con las manos apoyadas en el piso y los pies sobre los paños, realizando el gesto de la patada de pecho. La resistencia que ofrecerá el rozamiento sobre el suelo será el estímulo necesario para que los músculos aductores trabajen en una fuerza muy similar a la necesaria para impulsarse en el agua.  Obviamente, también se pondrá en juego todo el resto de la musculatura involucrada en este estilo de patada.

Un elemento recomendado por todos es la utilización de una toalla, la que tomada de los extremos con ambas manos nos sirva para realizar giros y rotaciones de hombros. La idea es mantener cierta aptitud física para retornar a la práctica en los natatorios con mayor comodidad. Como solían decir nuestros padres y abuelos, la natación es uno de los deportes más completos.

Agradecemos la colaboración de los guardavidas y profesores Luis Basso, Diego Ferreira y Verónica Ferrín.

Image
Image
Image
Image
logo_blanco.png
Copyright © 2018 YMCA. Todos los derechos reservados. Realizado por EstudioTall.com.ar

Contacto

Reconquista 439 C1003ABI - CABA
Tel/Fax: (011) 4311-4785
ymca@ymca.org.ar

raciparaweb.jpg
banner144x62pixels1.png