fbpx

Libertad en tiempos de cuarentena

Por Juan Pablo Arias

En esta oportunidad quiero compartirles un tema relevante en tiempos de distanciamiento social y confinamiento: la libertad.

Se han escrito por estos días varios artículos periodísticos y editoriales sobre la pérdida de las libertades individuales o sobre los límites que éstas han sufrido, en vistas del bienestar común. No busco en este espacio ahondar sobre la libertad que tenemos como ciudadanos ni fijar tal o cual posición respecto de las medidas que toman las distintas autoridades.

En mi último artículo les comenté mi apasionamiento por el coaching. A raíz de eso, esta semana en búsqueda de material que me enriqueciera, encontré un video en Internet de un profesional que hablaba de Coaching e inteligencia emocional en el ámbito de la cuarentena. Les quiero compartir en este espacio, una mirada diferente del concepto de libertad. O al menos un enfoque con el que no solemos estar familiarizados la gran mayoría de nosotros.

Imaginemos que un genio que habita en una lámpara mágica  se aparece frente a cuatro jóvenes y les concede algunos deseos, no sin antes realizarles algunas preguntas. A los jóvenes los llamaremos: Hernán, Marcela,  Martín y Federico. Las preguntas que les realizará el genio son tres:

  1. a) ¿Qué quieres tener?
    b) ¿Qué vas a hacer con eso?
    c) ¿Cómo te sentirías cuando lo tengas?

Las primeras dos respuestas de los jóvenes son:

Hernán quiere tiempo para compartir más con su familia y salir a pasear.
Marcela dinero para salir de vacaciones. Martín quiere un nuevo celular para sacar mejores fotos. Federico quiere una nueva casa para disfrutar más del espacio.

Las respuestas a la última pregunta son las que más me interesan porque están conectadas con el SER y por eso las analizaremos con detenimiento.

Hernán contesta que saliendo más con su familia se sentiría más conectado con ellos. Marcela se sentiría relajada si saliera de vacaciones. Martín se sentiría exclusivo o único pudiendo sacar mejores fotos. Federico se sentiría satisfecho y realizado al disfrutar de una casa más espaciosa.

Los cuatro jóvenes responden siguiendo un mismo patrón. Estamos educados para vivir y funcionar así, producto de ser parte de una sociedad consumista. Necesitamos tener determinadas cosas, que vamos acumulando para hacer determinada acción, que nos repercuta en la forma de ser. Los anuncios publicitarios son expertos en vendernos una experiencia emocional a través de poseer un objeto. ¿Se les vino algún ejemplo a la cabeza?

Este comportamiento no es exclusivo del ámbito material, a nivel emocional también funcionamos de la misma forma. Javier, padre de algunos de los jóvenes, también se topó con el GENIO y él respondió que quería tener: paz para disfrutar con su familia y cuando la obtuviera y disfrutara con su familia se sentiría satisfecho.

El gran inconveniente de esta forma de funcionar es que el FOCO está puesto en el TENER. Esto nos convierte en seres dependientes. Hernán necesita tiempo para sentirse conectado con su familia, Marcela necesita del  dinero para lograr sentirse relajada y Javier necesita de paz para sentirse satisfecho. ¿No les suena incongruente? Estamos enfocados en el afuera volviéndonos dependientes de un entorno, de un contexto que nos facilite lo que realmente queremos ser. ¿No les ha pasado que se van a las afueras de la ciudad en búsqueda de tranquilidad porque tienen la cabeza con mil temas y finalmente no terminan de relajar y/o descansar?

El enfoque contrario es centrarse en el SER. Es poner foco en crear, en crear momentos.

Creo momentos de conexión, de relajación, de disfrute, de exclusividad, únicos, de satisfacción, de autorrealización, etc. El foco está puesto en nosotros, independiente del contexto que nos lo puede facilitar o no. Somos nosotros los que los podemos generar. Esto nos hace independientes y sin necesidad de tener nada. De hecho en tiempos de cuarentena hemos dejado de tener varias cosas y es momento de darnos cuenta que no las necesitamos. Lo que necesitamos es romper con esta forma de funcionar. Es momento de que nos hagamos independientes y consigamos crear situaciones y contextos emocionales.

En el final del video que fue el disparador de este artículo, el orador mencionó a Nelson Mandela para darnos un ejemplo por demás esclarecedor. En la bibliografía de Mandela hay una pregunta relacionada a conocer como se sentía él cuando estaba en la cárcel diminuta en la que cuando estiraba los brazos tocaba ambas paredes. El respondió: libre. Y la respuesta tiene sentido, él creaba su propia libertad.

No sabremos cuánto tiempo más tendremos que estar aislados y privados de ciertas acciones pero los invito a crear momentos para ser protagonistas e independientes del afuera.

logo_blanco.png
Copyright © 2018 YMCA. Todos los derechos reservados. Realizado por EstudioTall.com.ar

Contacto

Reconquista 439 C1003ABI - CABA
Tel/Fax: (011) 4311-4785
ymca@ymca.org.ar

raciparaweb.jpg
banner144x62pixels1.png